Aceptación ¿incondicional?

Abrazo

Se habla mucho de aceptación, y se confunde mucho, también.

Y la confusión, genera rechazo (“Si éso es aceptar, yo no lo acepto”), que es justamente lo opuesto de aceptar -aunque hay muchas maneras de no aceptar, algunas más evidentes que otras. 

Aceptar es acoger, recibir, reconocer…  como ver, escuchar, abrazar, sin juzgar, ni censurar, ni negar, ni reprimir, noi distorsionar. Simplemente re-conocer que las cosas son como son (y no como quisiéramos que fuesen).

Aceptar no es consentir, ni aprobar, ni estar de acuerdo.

Para mí, la verdadera escucha, atenta, silenciosa, sin juicio, curiosa, es un ejemplo de aceptación.

Tus palabras, tu emoción, tus pensamientos, tu historia me llegan. Te reciben mis oídos, mi cerebro, mi corazón. Puedo no entenderte, puedo no estar de acuerdo en lo que dices, pero eso no importa. Te escucho, te oigo, te recibo, y eso me toca. Eso es aceptación.

Si mientras hablas te respondo mentalmente, o te juzgo, o estoy pensando en lo que voy a decir, o me dejo arrastrar por mis propias emociones, o interpreto lo que me dices (según mis opiniones), ya no te estoy escuchando. Ya no estoy aceptando que esas son tus palabras, tus pensamientos, tus emociones, tu historia y tu manera de vivirla. Ya no estoy en ti, estoy en mi. 

La Aceptación brinda Paz, Amplitud.

La Aceptación requiere Sinceridad, despojarse de juicios.

Aceptar a l@s demás, cómo se hace?

¿Puedes amar a quien no aceptas? ¿Puedes aceptar aun a quienes no amas?  ¿Amar y aceptar son lo mismo?

Hay quienes manipulan con la aceptación “Es que tu no me quieres, no me aceptas”. Y es cierto que no se puede amar lo que no se acepta. Pero aceptar no significa aprobar, ni consentir todo, ni permitir todo al otro.  Se puede querer mucho a alguien y aceptar que es como es, y no como me gustaría (o me convendría) que fuera.

Se puede amar profundamente a alguien y, sin embargo, no estar de acuerdo con lo que hace, dice o piensa.  Aceptarl@ es reconocer que es como es, que piensa como piensa, dice lo que dice, hace lo que hace y a la vez, aunque no compartamos estas maneras, no hay descalificación, ni manipulación, ni negación, ni tampoco intentos de convencerle o convencernos a nosotr@s mism@s. 

Y para poder aceptar es necesario, primero, autoaceptarnos:  simplemente reconocer que somos como somos (ahora, o como fuimos), que sentimos lo que sentimos (aunque no nos guste), que actuamos como actuamos (quizás a veces no muy “correctamente”), que a veces nuestras palabras no son de lo más amorosas o sinceras. En fin, aceptar nuestra belleza y nuestras flaquezas, y amarnos y respetarnos, y darnos la oportunidad de transformar.  

Pero si no reconozco que hay aspectos que no me satisfacen o no me ayudan a ser feliz ¿cómo podré darme la oportunidad, y empoderarme para cambiar?

Si no reconozco que -por ejemplo- reacciono agresivamente cuando tengo miedo, ¿cómo podré cultivar en mí la confianza necesaria para no temer y no reaccionar agresivamente?

O si me engaño, diciéndome “No es nada, es solo de vez en cuando”

O si me auto justifico: “No soy agresiva, solo ocurre cuando algo (o alguien) me asusta”

O si proyecto y responsabilizo a otros: “Es tu culpa. Me asustaste y por eso reacccioné”.

En ningún caso podré asumir responsabilidad y hacer algo transformador. Si no reconozco un patrón de conducta seguiré siendo su esclava, seguiré sometida a él.

Siempre ha de haber un equilibrio:  Aceptar a los otros no significa dejar de lado nuestros propios valores, creencias, sentimientos… No es tampoco someterse, o negar. Aceptar es, también, aceptar las diferencias.  Diferentes valores, tiempos, prioridades, caminos. Diferentes decisiones.

Aceptar a l@s demás + Aceptarnos a nosotr@s mism@s al mismo tiempo.

La aceptación es un proceso, una función que lo incluye todo: a mi, a ti, a las circunstancias, a la vida, a lo que me agrada y a lo que no.

La aceptación es el primer paso, clave, fundamental, para la transformación, para la liberación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top