¿Cómo quieres sentirte en 2 semanas?

Claudia Abril Florecimiento

O lo que dure este retiro, esta pausa.

Los sabios dicen que hay que comenzar por lo que queremos conseguir. Poner el foco, la atención, la intención en eso.

Y, por mi parte, estoy haciendo eso, justamente. Preguntándome cómo quiero sentirme dentro de 14 días (o 50, lo que sea que dure este retiro) y tomando decisiones que contribuyan a eso.

Quiero sentir que aproveché la experiencia. Vivir esto como un retiro activo, una oportunidad de reflexión, de estudio, de práctica, de hacer lo que vengo postergando por diversos motivos. 

Quiero entrenar mi disciplina, responsabilidad. He decidido ponerme horarios y dedicar tiempo y energía a lo que me hace bien, a lo que me hace sentir más sana: física, mental, emocional y espiritualmente.

Quiero ejercitar mi claridad y decisión. No leo, ni escucho, ni veo todo lo que me llega. Elijo. Dosifico los tiempos de exposición a la “información” -que mucha de ella no me ayuda.

Quiero salir de esta experiencia más fuerte, más clara, más sana. Lo vivo como un entrenamiento, como una especie de reality show que solo yo veo, solo yo vivo. Un reality en el que los protagonistas somos mi mente y yo -si es que se pueden separar ;-)-  O si es que hay un yo, dirían otros….

Un reality dentro de una gran película de ciencia ficción. A fin y al cabo, todo son proyecciones.  Proyecciones de seres confundidos en medio de una gran sala de espejismos.  

No importa tanto el resultado, sino el camino…  Dónde poner el foco. La actitud, la intención. 

Un experimento. Sin expectativas, con curiosidad e intención clara. A dónde nos llevará?

Y aquí estamos, mis hábitos, mis patrones, mis pensamientos, la vida que he construido, los alimentos con los que me nutro, mis emociones, mis necesidades, mi ropa, mis libros, mi manera de ver la vida… Mis aprendizajes, mis recursos, mis experiencias previas, mis decisiones previas, y las de hoy mis talentos. Y mi intención. Todos aquí, conmigo, como siempre, pero más desnudo, más obvio.

Como cuando estoy bajo el agua, que es como regresar al útero y escucho mi respiración interior, el mar resuena, y me siento como si fuera yo y el resto del mundo. Una cápsula, y luego todo lo demás…

Algo así, todo resuena distinto ahora, en casa, enfrentada cara a cara con mi vida. Tiempo de priorizar, limpiar, ver lo que realmente quiero y necesito. 

Soy consciente de que no es igual para todos. Hay situaciones de lo más diversas.

Esto nos afecta a todos, de distinta manera. Según nuestras circunstancias, según nuestra manera de vivir, nuestras prioridades.

Solo quería compartir contigo mi manera de vivirlo.

Y tú, cómo quieres sentirte de aquí a dos semanas? 

En qué te quieres entrenar?

Qué vas a ejercitar aprovechando las cirscuntancias? 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top