La Retirada

Claudia Abril retiro

Retirada no es huida.

La vida nos propone (o impone) una pausa, recogimiento, ir hacia adentro. Un Retiro.  

Algun@s hemos hecho retiros voluntarios. Otros quizás no, quizás sea la primera vez.

Asusta un poco la idea del retiro, de la soledad, del relativo silencio, de encontrarse cara a cara con un@ mism@ y con su vida.

Y más aún en esta situación, en la que parece que el verdadero peligro mortal es el miedo que utiliza a este virus “material” para manifestarse en nuestras vidas, en nuestra psique.

Es evidente que la humanidad necesita retirarse a reflexionar, a meditar, a enfrentarse con los resultados de sus decisiones (individuales, colectivas, recientes y de siglos). Parecía que nada ni nadie podía conseguir que nos detuviéramos, que bajáramos la velocidad. Estábamos muy dormidos, muy distraid@s, muy anestasiad@s, desconectad@s de la vida, de la naturaleza y, sobre todo, de nuestro propósito individual y como humanidad.

Y hoy, aquí estamos, casi todo el planeta en pausa. Expectante. Momentos decisivos. Sabremos aprovecharlo? Por el bien de los niños, los jóvenes, y los que van a nacer, ojalá que sí. El mejor regalo que podemos hacerle. Comenzar a tomar mejores decisiones.

¿Cómo vivir un retiro? ¿Cómo afrontar la experiencia?

El I Ching es un gran manual de autodesarrollo, es un texto sagrado, de infinita sabiduría, que nos indica cómo proceder en cada caso, en cada situación.

Aquí comparto el texto del Hexagrama 33: La Retirada, según la versión en castellano de Richard Wilhelm (editorial Sudamericana).

Verás que no es difícil comprenderlo. Me he permitido destacar en negrita ciertos comentarios que me han parecido ilustrativos.

IChing 33
I Ching Hexagrama 33       Tun / La Retirada

arriba Chien, Lo Creativo, el Cielo

abajo Ken, El Aquietamiento, la montaña

 

La fuerza de lo sombrío está en ascenso. Ante su avance lo luminoso se retira, poniéndose a buen recaudo, de modo que aquella fuerza no pueda afectarlo. No se trata, en lo que se refiere a esta retirada, de una arbitrariedad humana, sino del cumplimiento de leyes que rigen el acontecer en la naturaleza. De ahí que en este caso sea La Retirada el modo correcto de actuar, que no desgasta las energías.

*Se expresa en este hexagrama un pensamiento similar al contenido en la palabra de Jesús: “No resistáis al mal” (S. Mateo 5, 39).

En calidad de signo mensual, el hexagrama se adjudica al sexto mes (julio-agosto), época en la cual ya recomienzan a mostrar sus efectos las fuerzas invernales.

EL DICTAMEN

   La Retirada. Éxito. 

   En lo pequeño es propicia la perseverancia.

Las circunstancias señalan que las fuerzas hostiles, favorecidas por el tiempo, han tomado la delantera. En este caso lo que corresponde es la retirada, y es precisamente gracias a la retirada que se obtiene el logro. El éxito consiste en el hecho de que pueda realizarse correctamente la retirada. Es menester no confundir retirada con huida, una fuga que sólo tiene en cuenta la propia salvación, a cualquier precio. La Retirada es signo de fortaleza. Es necesario no dejar pasar el momento indicado, mientras uno esté en plena posesión de su vigor y conserve su posición. De este modo sabrá interpretar a tiempo los signos pertinentes y emprenderá los preparativos para una retirada provisional en lugar de trabarse en una desesperada lucha de vida o muerte. De este modo tampoco se abandona sin más el campo a merced del enemigo, sino que más bien se dificulta a éste el avance, mostrando todavía una persistencia en ciertos aspectos. De tal manera, en la retirada ya va preparándose el viraje, el cambio. No es fácil comprender las leyes de semejante retirada activa. El sentido que se oculta en un tiempo como este es importante y significativo.

LA IMAGEN

Bajo el cielo está la montaña:

la imagen de La Retirada.

Así el noble mantiene a distancia al vulgar,

no con ira, sino con mesura.

La montaña se eleva bajo el cielo, pero su naturaleza implica que finalmente se detenga. El cielo, en cambio, se retira ante ella hacia lejanas alturas y así permanece inalcanzable. He ahí la imagen de cómo el noble se comporta frente al vulgo que viene subiendo. Se retira de él, en su fuero interno. No lo odia, pues el odio es una forma de participación interior mediante la cual uno se ve ligado al objeto que odia. El noble muestra su fortaleza (Cielo) en el hecho de provocar, gracias a su mesura, la detención (montaña) del vulgar.

La Retirada no es huida, ni negación, ni miedo. Es introspección, reflexión, toma de consciencia. 

La Retirada es Fortaleza, es preservar la energía, para no desgastarla.

El vulgo -en este caso- es la ignorancia, el miedo, la falta de respeto por la Vida de todos los seres, del Planeta.

La Retirada no sirve a fines egoístas, es una oportunidad para que -como humanidad- podamos ver la vida y nuestra responsabilidad desde una perspectiva más amplia, inclusiva, amorosa.

La Retirada es la preparación para el cambio  que necesitamos. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top